Iglesias evangélicas califican de “crimen atroz” la flexibilización del aborto

17311612_10155049346273665_1020789737_o

Cochabamba.www.lostiempos.com/Iglesias Evangélicas Unidas de Cochabamba (IEUC) rechazó hoy el artículo 157 del proyecto de Ley del Código del Sistema Penal que flexibiliza las condiciones para practicar un aborto y lo calificó de atentatorio contra la vida y un crimen atroz.

Eloy Luján, presidente de IEUC, indicó que son inadmisibles las nuevas contemplaciones del nuevo proyecto de ley y que  representa un “crimen atroz a un ser que está en plena gestación” y que esa organización religiosa asumirá acciones contra la iniciativa.

“Tomaremos los recaudos necesarios, en esta primera instancia, estamos exhortando a nuestros legisladores que analicen que efectos pueden causar a la familia, piensen primero en el efecto que va a causar en la sociedad”, expresó Flores.

Luján dijo que se enviará una carta fundamentada a los órganos Legislativo y Ejecutivo y se coordinará con las iglesias evangélicas de todo el país acciones para manifestar su rechazo. 

El proyecto de ley propone nueve excepciones para despenalizar el aborto en el parágrafo V del artículo 157, “no constituirá infracción penal cuando la interrupción voluntaria del embarazo sea solicitada por la mujer”.

 Entre las causales se menciona la situación de calle o pobreza extrema; no cuente con recursos suficientes para la manutención propia o de su familia; sea madre de tres o más hijos o hijas y no cuente con recursos suficientes para su manutención o sea estudiante.

“Las causales son tremendamente graves. Qué culpa tiene ese ser que está gestándose en el vientre de una madre, el hecho que la mujer no haya tenido el cuidado”, dijo al respecto el representante de las iglesias evangélicas.

Ruth Montaño, asesora jurídica de IEUC, manifestó que una ley no va a reducir los índices de abortos y que para combatir esta problemática es necesario hacer un estudio sobre las causas.

“La solución no es dictar leyes de borto y que se amplíe las causales. Eso es ir en contra de la naturaleza humana. Estaríamos permitiendo no solamente la degradación humana, sino atentar contra las futuras generaciones y cuartar el derecho que tienen todos a tener una familia”, añadió Montaño.

El fin de semana la Iglesia Católica cuestionó este proyecto y pidió a los parlamentarios actuar con consciencia en la aprobación de las normativas.

Por su parte organizaciones y activistas por el derecho de las mujeres manifestaron que es necesario que se realice un debate amplio sobre este tema.