Comisión de Salud

Comisión Arquidiocesana – Delegación Episcopal de Salud

Delegado:                                                                                              

Casilla 25

La misión de la Comisión de la Salud es:

  • Coordinar todas las instancias de Salud de la Iglesia en la atención a los enfermos.
  • Apoyar la Pastoral de la Salud en las parroquias y comunidades eclesiales.
  • Representar a la Arquidiócesis en los aspectos jurídicos y organizativos correspondientes al Convenio-Marco Nacional, Departamental y Municipal.
  • Organizar las obras de Salud en una red de servicios.

La Iglesia tiene una importante presencia en el campo de la salud con cinco hospitales y veinticinco centros de salud en la Arquidiócesis, gracias al testimonio y trabajo de muchas congregaciones de vida consagrada. Además de colaborar directamente a través de estos signos del amor de Cristo, se ve necesario la presencia de la Iglesia para promover la ética y moral en todo lo que concierne al campo de la salud y la medicina. Es importante al coordinar y dialogar con las autoridades civiles de salud, hacer el seguimiento sobre el avance del Convenio Marco entre Iglesia y el Estado, exigiendo su cumplimiento.

Se ha de organizar la Comisión Arquidiocesana de manera más completa, dinámica y estructurada, para apoyar el trabajo del Delegado Episcopal y coordinar con las Vicarías y Parroquias. Es necesario alertar sobre los valores éticos y las exigencias de justicia en las políticas y proyectos de Salud del Gobierno, ONGs e instituciones privadas.

Hace falta dar a conocer mejor las obras y esfuerzos de la Iglesia en el campo de la salud a través de los MCS, concientizando a la población sobre la salud, prevención de enfermedades e intervención temprana. Valdría la pena multiplicar las experiencias de medicina natural y tradicional, más accesibles a la gente pobre.

Los Agentes de Pastoral necesitan formación actualizada para realizar una Pastoral de la Salud en sus diferentes dimensiones, para comprender al enfermo y atenderlo de una manera respetuosa de su dignidad. Se ha de promover la formación y capacitación de los Ministros de Comunión para la atención a los enfermos, y alentar la celebración comunitaria de la Unción de los Enfermos en las parroquias y comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *