Sacerdote escribe carta de amor a Dios el día de su cumpleaños

Cheloooo

Marcelo Bazán Ivulic es un sacerdote Cochabambino conocido como el “El Tata Chelo”, así lo llaman sus parroquianos de la parroquia San Miguel Arcángel en la ciudad de Cochabamba y así se presenta en la conocida red social Facebook donde tiene una gran comunidad de amigos (2.281) que siguen diariamnte sus reflexiones y mensajes cristianos. También recibe intenciones para la misa casi todos los días.

El Tata Chelo que se ha convertido en una especie de “Ciber-Sacerdote” por  su sensibilidad para acompañar a los jovenes en esta red social,  cumplió 48 años de edad este pasado 25 agosto. En este aniversario natalicio escribió y publicó una “Carta de amor de un Sacerdote” en la que abre su corazon y comparte profundos sentimientos, tenemos el gusto de compartirla con ustedes:

“CARTA DE AMOR DE UN SACERDOTE NUM. 5

Mi amado Jesus:

Estoy iniciando un nuevo año en mi vida, sabes que en este momento lo que siento es un gozo tremendo en este corazón que palpita al ritmo de tu Sacratísimo Corazón.

Que puedo decir, cantar, o gritar si no es un profundo acción de gracias porque tú me estas entregando un nuevo amanecer de un año nuevo para que pueda hacer de mi vida una obra de arte. Sé que el año pasado realicé mi obra con defectos que ya no los puedo reparar. Pero sé que ahora tengo oportunidad de corregirlos y darle mayor armonía a mi desafinada sinfonía. Mi amado Jesús, mi eterno enamorado de esta alma tan pequeña, que se hace grande en Ti, en tu Cruz te ruego humildemente que me concedas tan solo el poderte amar más y más, que mi sentimientos se vayan desvaneciendo como la gota de agua en el cáliz del vino, para que en esta alma que es tuya, tan solo vibre tu amor.

Te entono el himno del Te Deum por los hijos que me regalaste este último año, que aunque no es por mérito propio y si por menester tuyo, los asuma para este nuevo año con la fuerza de un padre que los ama mucho, la fuerza de un pastor que los guie y con la fuerza de mi sacerdocio siendo fuente de misericordia para ellos.

Tengo presente un gran dolor que rasgó mi alma, dejándome en un gran desierto donde la aridez estaba secando mi interior. La muerte de mi papá otro pilar que junto a mi madre fueron los últimos años ese tronco que me ayudaban a mi sacerdocio en su humanidad, y me hacían recordar que ser sacerdote no es olvidarse de ser hombre, persona, hijo, y enamorado. Que ser sacerdote es reconocer a la Iglesia a tu esposa en santo desposorio espiritual, a los que hago renacer en el bautismo sean mis verdaderos y reales hijos que me regalas, que cada matrimonio que testifico y bendigo me hagan fortalecer mi sacerdocio en amor, por amor. Que cada alma penitente cuando se acerque al confesionario sea el padre que acoge en el perdón para que de una lagrima de dolor le dibuje en el corazón una sonrisa de sentirse perdonado y amado. En cada enfermo pueda tenerte en mis brazos a ti mi Jesús de la Cruz, del dolor y poder limpiar tu sufrimiento en la santa unción, para darte en ellos paz, consuelo, fortaleza y esperanza.

Pero sobre todo amado Jesús mío, cada Eucaristía seamos uno solo en pleno amor para irradiar a todos mis hijos el pleno y verdadero amor tuyo, que sientan recibir tu vida como alimento.

Déjame pedirte algo mi fuente de amor, no me sanes de mis enfermedades que son regalo tuyo para bien de las almas necesitadas que Tú me las regalas con tanta delicadeza, sea lo que tengo para darles para su cura de alma y cuerpo, tan solo dame fuerza para llevar mi cruz tan amada.

Ahora qué más puedo decirte que tan solo en un abrazo de hijo puedo proclamarte que te amo, y que soy tuyo.

Con amor

TATA CHELO”

*Para quienes desen seguir a este sacerdote Boliviano en el facebook, hagan click en su nombre:

Tata Marcelo Bazan Ivulic