Una carta pastoral dirigida a todo el mundo

motivo5

Iglesia Viva 22.3.12. Para Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo auxiliar de la Diócesis de El Alto y secretario general adjunto de la CEB, el nombre de la carta pastoral quiere reflejar el sentido integral que la Iglesia quiere otorgar a esta carta. Como Obispos queremos dirigir esta carta a todo el mundo y a todos los credos para llamar su atención y su compromiso.

Los Obispos contemplan la realidad de hoy y las necesidades profundas del ser humano. Si bien es cierto que la carta se dirige en primera instancia a los católicos, sin embargo en su mirada y convocatoria abarca todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

 Los Obispos manifiestan los grandes problemas en el cuidado de la creación y luego comparten iniciativas de acción al respecto.

Entre los desafíos más importantes que plantea la carta se encuentra la necesidad de tomar conciencia del valor y dignidad de toda la creación y d ela vida, que Dios ha puesto en nuestras manos para su cuidado. No podemos menospreciar este don y hay que tomar parte en su cuidado. Otro desafío es reconocer la creación como don divino. La falta de esta conciencia crea un sentimiento equivocado de propiedad del ser humano y su mal aprovechamiento. Otro elemento importante es la necesidad de cultivar una espiritualidad hacia l ecología que permita volver a una dimensión ética de la vida y de la naturaleza.

 Resulta significativa la figura de San Francisco de Asís como modelo de actitud y acción hacia la creación.

La carta incluye indicaciones concretas para el actuar. Todos podemos responder de manera concreta en el cuidado de nuestros barrios, volver a un sentido de austeridad en el cuidado del medio ambiente. Toda persona debe ser capaz de identificar lo que daña la creación y aportar desde el lugar que desempeña en la sociedad.